Gota y Cálculos Renales

Compartir

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin

¿Por qué se forman cálculos renales?

Los cálculos se forman cuando la orina se concentra, lo que permite que algunos minerales se cristalicen y se aglomeren. Los cristales atraen otros elementos y se unen para formar un sólido que se agrandará a menos que se elimine de la vía urinaria a través de la orina. 

Los cálculos renales tienen muchas causas y pueden afectar cualquier parte de las vías urinarias, desde los riñones hasta la vejiga. Si deseas saber más sobre la formación de cálculos renales, puedes revisar nuestro artículo “Litiasis de vía urinaria”.

Algunas condiciones asociadas la formación de cálculos incluyen:

  • Beber muy poca agua
  • Obesidad
  • Cirugía para bajar de peso
  • Gota
Artritis aguda por Gota

¿Qué es la Gota?

La Gota es una forma común de artritis producto de la cual se acumula ácido úrico en la sangre y articulaciones.

La Gota se produce debido a la elevación sostenida de los niveles de ácido úrico en la sangre, lo que da lugar a la supersaturación de los tejidos corporales con ácido úrico, con la consecuente formación y depósito de cristales de ácido úrico monosódico en las articulaciones y a su alrededor.

La Gota se presenta primero como una artritis aguda y episódica, pero puede volverse recurrente en la mayoría de las personas.

La Gota también puede manifestarse como artritis crónica de una o más articulaciones.

Los tofos, principalmente en los tejidos articulares, periarticulares, bursales, óseos, auriculares y cutáneos son una característica típica de la Gota. Los tofos son detectables mediante el examen físico o mediante estudios radiológicos.

¿Qué es el ácido úrico?

El ácido úrico es un compuesto químico que se origina a partir de la descomposición natural de las purinas. Las purinas son compuestos químicos ricos en Nitrógeno que forman parte del material genético de las células.

Normalmente, el ácido úrico se disuelve en la sangre, es filtrado por los riñones y se elimina la orina.

En ocasiones, el ácido úrico puede acumularse en cristales con forma de aguja en las articulaciones, lo que es muy doloroso, y produce hinchazón, enrojecimiento, calor y rigidez de la articulación afectada. Los cristales también pueden causar cálculos renales.

¿Que tan frecuente es la Gota?

La Gota es la artritis inflamatoria más común. La prevalencia de Gota varía ampliamente según la población estudiada y los métodos empleados, pero se sabe que entre el 1-7% de las personas adultas padecen Gota.

La Gota es más frecuente en los hombres que en las mujeres, a medida que aumenta la edad, y en algunos grupos étnicos.

El tratamiento de la Gota es subóptimo en muchos países. Por lo general, menos de la mitad de los pacientes con Gota reciben un tratamiento reductor del ácido úrico, aún cuando el tratamiento es efectivo para reducir los problemas derivados de esta enfermedad.

De igual forma, menos de la mitad de los pacientes adhieren al tratamiento, ya sea por falta de información o por falta de conciencia sobre los riesgo de esta enfermedad

Además de los problemas articulares, la Gota se asocia a un aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares y enfermedades renales crónicas.

Las personas que padecen Gota, tienen mas riesgo de padecer disfunción eréctil, fibrilación auricular, apnea obstructiva del sueño, osteoporosis y tromboembolismo venoso.

Cálculos de ácido úrico

Los cálculos de ácido úrico se pueden formar en personas que no beben la suficiente cantidad de líquido o que pierden mucho líquido, aquellas que consumen una dieta alta en proteínas o aquellas que tienen Gota.

Los alimentos como las vísceras, algunos peces y los mariscos tienen altas concentraciones de purinas. El alto consumo de purinas conduce a una mayor producción de ácido úrico, el que bajo las condiciones adecuadas puede formar cálculos en los riñones. Ciertos factores genéticos también pueden aumentar el riesgo de padecer cálculos de ácido úrico.

El factor de riesgo más importante para la cristalización de ácido úrico y la formación de cálculos es una orina ácida (pH urinario inferior a 5,5). Adicionalmente, la excreción de ácido úrico urinario elevada puede contribuir a la formación de cálculos.

Controlando el pH urinario, se puede prevenir la formación de cálculos de ácido úrico, siendo éste uno de los pocos cálculos del tracto urinario que se puede disolver con éxito in vivo.

Cálculos renales y Gota

Se estima que hasta 1 de cada 5 pacientes con Gota tiene cálculos renales. Aún cuando no todos los pacientes tienen síntomas, el estudio dirigido con ecotomografía o tomografía (scanner), permite identificar oportunamente cálculos renales.

¿Qué alimentos debo evitar si padezco Gota?

A continuación entregamos algunas recomendaciones nutricionales para pacientes con cálculos de ácido úrico y Gota

Las recomendaciones para evitar la formación del cálculos de ácido úrico contemplan algunos cambios en la dieta:

  • Ingiera abundante líquidos para producir volúmenes diarios de orina superiores a 2 litros
  • Prefiera una dieta predominantemente vegetariana.
  • Evite ingerir los siguientes alimentos ricos en Purinas:
    • Mariscos
    • Pescados enlatados: anchoas, sardinas en aceite, arenques.
    • Huevos de pescado
    • Vísceras: hígado, riñones, mollejas
    • Bebida azucarada enriquecidas con fructosa
  • Limite la ingesta de los siguientes alimentos:
    • Bebidas alcohólicas: no debe beber durante las crisis de Gota y debe reducir la ingesta a no más de una copa de vino al día. Debe evitar la cerveza.
    • Carnes rojas: debe reducir la ingesta de carnes de vacuno, cerdo y cordero.
    • Concentrados o salsas de carne
    • Tan importante como ingerir carnes rojas con menos frecuencia, es importante prestar atención al tamaño de las porciones de comida.

¿Existen medicamentos para trata la Gota?

El tratamiento médico de la Gota incluye diversas medidas farmacológicas tendientes a reducir la concentración de ácido úrico en la sangre y a disminuir la precipitación de cristales de ácido úrico en los riñones.

Consulta con tu médico sobre la indicación de medicamentos para tratar la Gota.

Existen estrategias para reducir la formación de cálculos en las vías urinarias que consisten en la alcalinización de la orina (hacer que la orina no sea tan ácida).

  • La alcalinización de la orina se efectúa mediante el uso de citrato o bicarbonato para mantener los valores de pH urinario entre 6,2 y 6,5.
  • El tratamiento requiere del control periódico del pH urinario para evitar el exceso de alcalinización, que podría causar otros problemas como la formación de cálculos de hidroxiapatita.
  • Este tratamiento debe ser indicado y seguido por un especialista en nefrología o urología.

Si padeces Gota debes consultar con un médico para que te evalué e indique tratamiento. La Gota no tratada en forma oportuna y adecuada se asocia a importantes limitaciones en la calidad de vida y confiere un elevado riesgo de complicaciones articulares, renales y cardiovasculares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Consultas?