Diabetes y Enfermedad Renal

Compartir

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin

En la actualidad, 12 de cada 100 personas en Chile es diabética. Sin embargo, la diabetes afecta especialmente a las personas adultas. Es así que el 18% de los mayores de 45 años y el 31% de los mayores de 65 años padece Diabetes. Esta cifra nos coloca entre los países con más alta frecuencia de diabetes a nivel mundial.

La diabetes es una enfermedad crónica en la cual el cuerpo no puede regular la cantidad de azúcar en la sangre. La insulina es una hormona producida por el páncreas para controlar el azúcar en la sangre. La diabetes puede ser causada porque el páncreas no produce suficiente insulina, existe resistencia a la insulina (las células no responden de manera normal a la insulina) o por ambas razones.

La nefropatía diabética es una complicación grave que afecta los riñones de los pacientes diabéticos. Al menos 30 % de las personas con diabetes desarrollarán nefropatía diabética con el paso del tiempo.

Con el pasar de los años, la diabetes daña progresivamente el sistema de filtración de los riñones (glomérulos). Es así que la nefropatía diabética afecta la capacidad de los riñones para eliminar los productos de desecho y el exceso de líquido del cuerpo. Un tratamiento adecuado de la Diabetes puede prevenir o retrasar la progresión de la enfermedad y reducir la posibilidad de complicaciones.

La nefropatía diabética es la causa más frecuente de ingreso a diálisis en Chile, dando cuenta del 43% de los pacientes que ingresan a hemodiálisis cada año según el Registro de Nacional de Hemodiálisis.

La nefropatía diabética evoluciona lentamente, tomando muchos años desde las primeras etapas hasta la fase de insuficiencia renal terminal. Esto significa que se pueden tomar medidas ahora para ayudar a proteger tus riñones. Incluso si sus riñones ya están dañados, puedes controlar tu diabetes, hipertensión y otros factores de riesgo para evitar que el daño renal empeore.

¿Cuáles son los factores de riesgo para desarrollar Nefropatía Diabética?

Varios factores pueden aumentar el riesgo de desarrollar nefropatía diabética, entre ellos:

  • Niveles altos de glucosa sanguínea (hiperglicemia), es decir mal control de la diabetes. 
  • Presión arterial elevada (hipertensión) 
  • Ser fumador
  • Nivel elevado de colesterol en la sangre
  • Antecedentes familiares de enfermedad renal o de nefropatía diabética

¿Cuáles son los síntomas de la Nefropatía Diabética?

Una vez que los riñones han sido dañados por la diabetes, no se pueden reparar.

Si la nefropatía diabética no se trata temprano, puede conducir a la insuficiencia renal. Lamentablemente no podrás sentir si la diabetes ha dañado sus riñones, ya que en las primeras fases prácticamente no hay síntomas. La única manera de saberlo es haciéndose exámenes de sangre y orina. En etapas posteriores, los signos y síntomas incluyen lo siguiente:

  • Presencia de proteínas en la orina
  • Hinchazón (edema) de pies, piernas, manos y cara
  • Aumento de frecuencia con que vas a orinar

En etapas más avanzadas puede observarse lo siguiente:

  • Menor necesidad de insulina o medicamentos para controlar los niveles de glicemia
  • Fatiga o cansancio 
  • Picazón constante
  • Pérdida de apetito
  • Náuseas y vómitos
  • Dificultad para concentrarse, desorientación o confusión
  • Dificultad para respirar

¿Cómo se diagnostica la Nefropatía Diabética?

Tu médico indagará acerca de tus síntomas, realizará un examen físico incluyendo mediciones de presión arterial y te preguntará acerca de tus antecedentes médicos y familiares. 

Para determinar si tienes nefropatía diabética, será necesario efectuar ciertos exámenes y procedimientos, tales como:

  • Análisis de sangre.  Necesitarás un análisis de sangre para evaluar tus niveles de azúcar en la sangre (glicemia), el control metabólico de tu diabetes (hemoglobina glicosilada) y una creatininemia para determinar si tus riñones están funcionando correctamente.
  • Exámenes de orina. Una muestra aislada de orina proporcionará información acerca de la presencia anormal de proteínas en la orina. Dependiendo del resultado, es posible que deba recolectar orina durante 24 horas para cuantificar mejor su función renal, la pérdida de proteínas y la cantidad de sal que consume a diario. La presencia de proteínas en la orina pueden indicar que la diabetes está afectando negativamente a sus riñones.
  • Diagnóstico por imágenes. Tu médico puede solicitar una ecografía para evaluar la estructura y el tamaño de sus riñones. También podría solicitar una tomografía computarizada o una resonancia magnética dependiendo de los hallazgos que encuentre en la ecografía.
  • Evaluación de los vasos de la retina. El estudio de la retina mediante un examen llamado fondo de ojo permite evaluar los vasos sanguíneos directamente. Este examen es muy útil para estimar el daño en los vasos capilares producto de la hipertensión y la diabetes, por lo que otorgará información muy valiosa para su diabetólogo y nefrólogo. Todo paciente diabético tipo 2 debe efectuarse un fondo de ojo al momento del diagnóstico y luego al menos una vez por año.
  • Biopsia renal.  Eventualmente tu médico podría indicar una biopsia renal para extraer una muestra de tejido y entender mejor las causas y la extensión del daño renal. Sin embargo este procedimiento se practica con poca frecuencia en pacientes diabéticos.  

¿Cuáles son las complicaciones de la Nefropatía Diabética?

Las complicaciones de la nefropatía diabética pueden aparecer progresivamente en el transcurso de meses o años y pueden incluir:

  • Retención de líquidos, que podría provocar hinchazón en las piernas, presión arterial alta y líquido en los pulmones (edema pulmonar)
  • Aumento en los niveles de Potasio en la sangre (hiperpotasemia)
  • Anemia
  • Daño irreversible en los riñones o enfermedad renal crónica en sus distintas etapas hasta llegar a la insuficiencia renal crónica terminal, para lo que se requiere de diálisis o un trasplante renal para sobrevivir.

Además de las complicaciones renales de la diabetes conviene recordar que la Diabetes afecta otros órganos. Un listado de algunas de la complicaciones más frecuentes se adjunta a continuación:

  • Daño a los vasos sanguíneos de la retina (retinopatía diabética)
  • Enfermedad cardiovascular, incrementando el riesgo de padecer infartos al miocardio o un accidente cerebrovascular
  • Úlceras o heridas en los pies
  • Disfunción sexual en hombres
  • Diarrea crónica
  • Trastornos de la sensibilidad por daño en nervios y vasos sanguíneos de extremidades inferiores

¿Cómo prevenir el desarrollo de Nefropatía Diabética?

Para reducir el riesgo de sufrir nefropatía diabética se requiere seguir las siguientes recomendaciones generales:

  • Buen control de la diabetes. Con un tratamiento efectivo de la diabetes, puedes prevenir o retrasar la enfermedad renal diabética. La mejor forma de saber si tienes un buen control es asegurar que logras niveles de glicemia y hemoglobina glicosilada en rangos adecuados.
  • Control adecuado de la hipertensión arterial y de los niveles de colesterol. Si tienes presión arterial elevada o tus niveles de colesterol están elevados, consulta con tu médico para controlarlas. Pregúntale a tu médico acerca de los exámenes necesarios para buscar signos de daño renal.
  • Mantener un peso saludable. enfócate en alcanzar un peso en rango normal y practica actividad física la mayoría de los días de la semana. Si necesitas ayuda para perder peso, conversa con tu médico sobre estrategias para bajar de peso, como aumentar la actividad física diaria y reducir las calorías.
  • No fumar. Fumar daña tus riñones y empeorar el daño renal existente. Si eres fumador, conversa con tu médico acerca de las estrategias para dejar de fumar. 
  • Evita usar antiinflamatorios y si debe usarlos consulta previamente con tu médico. Cuando uses analgésicos como ibuprofeno o similares sigue las instrucciones y revisa las contraindicaciones que vienen en la papeleta dentro de la caja. Tomar cualquier tipo de analgésicos antiinflamatorios puede causar daño renal a las personas con nefropatía diabética.

¿Cuándo consultar con un Nefrólogo?

Toda persona diabética requiere controles médicos y exámenes en forma periódica. La frecuencia de controles la debe definir tu médico tratante.

Si tienes algún síntoma de enfermedad renal debes solicitar una evaluación con su médico especialista en Diabetes o directamente con un Nefrólogo.

Si tienes diabetes, tu médico solicitará un examen de orina para detectar la presencia de proteínas y un examen de sangre para controlar su nivel de creatinina en sangre. Estas pruebas verifican si tus riñones están funcionando correctamente. Si los resultados están alterados, debes ser evaluado por un médico Nefrólogo.

Si tus controles de glicemia o hemogloblina glicosilada están persistentemente elevados, debes ser evaluado por un especialista en Diabetes para que optimice el manejo de la Diabetes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Consultas?