Enfermedad Renal Crónica e Insuficiencia Renal

Compartir

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin

La Enfermedad Renal Crónica, también llamada Insuficiencia Renal Crónica, se refiere a la pérdida progresiva e irreversible de la función renal. Los riñones filtran los desechos y el exceso de líquido de la sangre, eliminándolos a través de la orina. Cuando la enfermedad renal crónica alcanza una etapa avanzada, pueden acumularse niveles peligrosos de desechos, líquidos y sales minerales en su cuerpo.

La insuficiencia renal crónica puede no manifestarse con síntomas o signos clínicos hasta que la función renal se vea significativamente disminuida. Los síntomas de enfermedad renal crónica avanzada son muchas veces inespecíficos, por lo que el diagnóstico clínico puede retrasarse o confundirse.

El tratamiento de la Enfermedad Renal Crónica se centra en retrasar la progresión del daño renal mediante el control de la causa que dio origen, como también utilizando tratamientos para el control de la presión arterial, dietas específicas y restricciones en el uso de algunos fármacos. La enfermedad renal crónica puede avanzar hasta convertirse en una insuficiencia renal terminal, la cual es mortal si no se trata mediante diálisis o un trasplante renal. En algunos casos seleccionados los pacientes con insuficiencia renal terminal solo reciben tratamientos paliativos.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud del año 2016-2017, 3 de cada 100 personas en Chile padece Enfermedad Renal Crónica en etapa moderada a avanzada. Esta cifra aumenta aún más en el grupo de pacientes diabéticos e hipertensos en control en la Atención Primaria de Salud, entre los cuales el 12% padece Enfermedad Renal Crónica. En consecuencia, más de 500.000 personas en Chile tienen algún grado de Enfermedad Renal Crónica.


Según el registro de la Sociedad Chilena de Nefrología, en Chile hay más de 21.000 personas en hemodiálisis crónica, 1.500 se encuentran en diálisis peritoneal y algo más de 4.200 personas viven gracias a un trasplante renal. En consecuencia, 14 de cada 10.000 personas en Chile necesita de algún tipo de terapia para reemplazar la función renal.

¿Cuáles son los síntomas de la Enfermedad Renal Crónica?

Los síntomas y signos clínicos de la insuficiencia renal crónica se manifiestan con el paso del tiempo y se relacionan al grado de insuficiencia renal. Los síntomas y signos de insuficiencia renal pueden ser los siguientes:

  • Náuseas y Vómitos
  • Pérdida de apetito
  • Fatiga y debilidad
  • Cambio en la cantidad de orina, así como orina con espuma o coloración anormal
  • Disminución de la rapidez mental, confusión o desorientación
  • Hinchazón de pies y tobillos (edema)
  • Picazón constante (prurito)
  • Palidez asociada a anemia
  • Espasmos y calambres musculares
  • Dolor en el pecho en casos en que se acumula líquido alrededor del corazón (derrame pericárdico)
  • Falta de aire, al  acumularse líquido en los pulmones
  • Presión arterial alta (hipertensión) de difícil control

Los síntomas y signos de la enfermedad renal suelen ser inespecíficos; esto significa que pueden ser causados por otras enfermedades. Debido a que tus riñones son sumamente adaptables y pueden compensar la pérdida de función durante un tiempo, los signos y síntomas pueden aparecer recién cuando el daño renal es avanzado e irreversible.

¿Cuáles son las causas de la Enfermedad Renal Crónica?

Las enfermedades que causan enfermedad renal crónica con mayor frecuencia son las siguientes:

  • Diabetes Mellitus
  • Hipertensión Arterial
  • Glomerulonefritis (enfermedades inflamatorias de las unidades de filtración de los riñones o glomérulos)
  • Nefritis intersticial (enfermedades inflamatorias de túbulos e intersticio del riñón).
  • Nefropatía Isquémica (obstrucción significativa del flujo de las arterias renales)
  • Enfermedad renal poliquística (enfermedad poliquística hereditaria)
  • Enfermedades que obstruyen las vías urinarias, como cálculos renales, el crecimiento anormal de próstata (hiperplasia prostática) y algunos tipos de cáncer de las vías urinarias.
  • Reflujo vesicoureteral
  • Infección renal recurrente (pielonefritis crónica)

Desafortunadamente no siempre es posible identificar el origen del daño renal. Esta situación es más frecuente cuando la consulta es tardía, es decir, en la fase terminal de la insuficiencia renal crónica.

¿Cuáles son los factores de riesgo para desarrollar Insuficiencia Renal Crónica?

Los factores que pueden aumentar el riesgo de tener una enfermedad renal crónica son los siguientes:

  • Diabetes
  • Hipertensión arterial
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Edad avanzada
  • Tabaquismo crónico
  • Obesidad
  • Uso crónico de antiinflamatorios
  • Antecedentes familiares de enfermedad renal
  • Raza afroamericana

¿Cuáles son las complicaciones de la Enfermedad Renal Crónica?

La enfermedad renal crónica puede manifestarse por alteraciones en múltiples órganos y funciones:

  • Retención de líquido, lo que se puede manifestar por edema (hinchazón en piernas y cara), presión arterial elevada o acumulación de líquido en los pulmones (edema pulmonar).
  • Enfermedad cardiovascular, incluyendo alteraciones en los músculos del corazón y paredes de vasos sanguíneos.
  • Anemia
  • Disminución del deseo sexual en hombres y reducción de fertilidad en mujeres.
  • Dificultades en la concentración, cambios de personalidad o convulsiones  producto de a la acumulación de toxinas en el cerebro.
  • Mayor vulnerabilidad a infecciones por alteraciones en la respuesta inmunológica.
  • Alteraciones en el metabolismo de los huesos, lo que se traduce en un mayor riesgo mayor de fracturas
  • Complicaciones graves durante en el embarazo, tales como preeclampsia, parto prematuro, retardo del crecimiento del feto.
  • Aumento repentino en los niveles de Potasio en sangre (hiperpotasemia), lo que puede desencadenar arritmias malignas y eventualmente la muerte.
  • Inflamación de la membrana que cubre el corazón con la consecuente acumulación de líquido o Pericarditis.
  • Insuficiencia renal terminal

¿Cómo prevenir la Enfermedad Renal Crónica?

Para reducir el riesgo de padecer enfermedad renal crónica, debes seguir las siguientes recomendaciones generales:

  • Mantener un peso normal y desarrollar actividad física en forma regular. Un estilo de vida saludable ayuda a prevenir el desarrollo de Diabetes y sus complicaciones, con lo que disminuyes el riesgo de enfermedad renal crónica.
  • No fumes. Fumar puede dañar los riñones y empeorar el daño renal cuando este ya existe.
  • Controla tu Diabetes en forma frecuente. Un control adecuado de la glicemia cuando padece Diabetes ayuda a prevenir el desarrollo de enfermedad renal crónica. Si padece Diabetes, pregunte a su médico sobre los análisis necesarios para detectar enfermedad renal. Recuerde que la causa más frecuente de enfermedad renal crónica es la Diabetes.
  • Mantén un buen control de tu presión arterial. Un control adecuado de la Hipertensión Arterial ayuda a prevenir el desarrollo de enfermedad renal crónica. Si eres hipertenso, debes controlarte regularmente. Puedes consultar a tu médico sobre los análisis para detectar precozmente enfermedad renal crónica.
  • Evita el consumo de medicamentos sin indicación médica. Tomar analgésicos antiinflamatorios por tiempo prolongado puede ocasionar daños en el riñón y deberías evitarlos si padeces enfermedad renal crónica. Si eres diabético o hipertenso consulta a tu médico si los antiinflamatorios son seguros para ti. Cuando uses analgésicos antiinflamatorios tales como diclofenaco, ibuprofeno, ketoprofeno o piroxicam, entre otros,  revisa las instrucciones adjuntas en el envase y sigue las indicaciones de tu médico.

¿Cuándo debería consultar a un médico nefrólogo?

Si tienes alguno de los síntomas o signos de enfermedad renal solicita una evaluación con un médico nefrólogo.

Si tienes una enfermedad que aumente el riesgo de enfermedad renal, como por ejemplo Diabetes, Hipertensión Arterial o Enfermedades Vasculares es posible que tu médico controle la función renal con exámenes de sangre y orina. Consulta a tu médico si considera necesario evaluar tu función renal y si los resultados obtenidos en tus exámenes ameritan una evaluación con un nefrólogo.

3 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Consultas?